Música Insobornable

miércoles, 16 de julio de 2014

MALABARISMOS CON LA NOCHE




A veces, hay insomnios que no acaban, pero quedan los versos, enredados a un hilo de la luna...

Y SOLO SON LAS CUATRO Y DIEZ

Esta noche es de esas
en que se necesitan velas a montones,
no bastan las bombillas ni el mechero,
por demasiado oscura.
Esta noche es de esas
que saben a delirio y acero sin perdón
que te acosan, te agolpan, te acorralan,
te muerden y te asocian a la luna
con la cuerda invisible del insomnio
lacerando el reloj imperturbable.
Se cuelgan a una lista de liturgias
que no llevan más que al caos y la derrota
que invaden impacientes todas las poltronas,
esta noche es de esas que imaginas tan solo en pesadillas
en las que corres, corres sin parar y no llegas a nadie
porque eres nadie y tan solo tienes piernas, o patas, o ruinas
con las que desplazar el miedo.
Esta noche se cierra en la baranda
de un tejado cualquiera,
en la última teja que produjo gotera en la almohada.
Es de esas en que no sabes donde ir,
han cerrado los bares y las gasolineras,
no te queda tabaco con que seguir muriendo
y gritas en silencio, lloras en soledad,
tiemblas entre alfileres
y maldices al sol
por haberse dormido tan profundo.

©elvira vicente bernabéu
Imagen: ©Elvira García Ibáñez